:::: MENU ::::

22 de agosto de 2020

  • 22.8.20
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha puesto a disposición de los técnicos de las Agrupaciones para Tratamientos Integrados en Agricultura (Atria) y las Agrupaciones de Producción Integrada (API) de olivar una plataforma digital que permite conocer la incidencia del prays y la mosca del olivo con dos y cuatro semanas de antelación, respectivamente. Como novedad, en su segundo año y para esta campaña, se incluye la predicción de la generación carpófaga del prays.



Esta herramienta, es el resultado de la colaboración del Gobierno andaluz y empresas especializadas en Big Data e inteligencia artificial, para lo que han resultado imprescindibles los datos generados durante más de 25 años por los propios técnicos de Atria y API, así como la Red Dacus, promovida por el antiguo programa de Mejora de la Calidad del Aceite de Oliva.

Se trata de una iniciativa de colaboración público-privada para aunar sinergias entre agricultores, empresas y la administración andaluza y que mediante el uso de nuevas tecnologías y utilizando modelos predictivos permite combatir plagas de forma sostenible y a menor coste económico.

La plataforma, desarrollada por la empresa andaluza ec2ce y cuya información se actualiza semanalmente, nace con el objetivo de ser un elemento más en la lucha contra ambas plagas. Las pruebas realizadas para el testado de este modelo predictivo han demostrado su eficacia y utilidad, ya que el acierto alcanza el 80 por ciento en el caso de información con cuatro semanas de antelación y supera el 90 por ciento cuando los datos se refieren a la semana inmediatamente posterior en el caso de la mosca del olivo.

La Junta de Andalucía continúa su apuesta por la aplicación de las nuevas tecnologías para la resolución de problemas que afectan al día a día de los agricultores. En este caso concreto, conocer el momento adecuado para el control de las plagas, resulta de vital importancia para técnicos y agricultores porque de esta forma se maximiza la eficacia de las aplicaciones de fitosanitarios y, por tanto, se reducen al mínimo posible los daños que estas plagas pudieran ocasionar.

Además, la información facilitada por la plataforma permite determinar también aquellas situaciones en las que no es necesario emplear fitosanitarios, evitando así aplicaciones innecesarias y contribuyendo a la reducción del uso de estos productos, en el sentido de lo exigido por la Directiva del Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios.

En la presente campaña se benefician de la plataforma todas las API y Atria de olivar de Andalucía. Además, se ha dado la posibilidad, a través de Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía, para la participación de cooperativas olivareras que no sean API o Atria, para lo que deberán facilitar los datos de monitoreo de sus técnicos.

Actualmente, la mosca del olivo es la principal plaga del olivar en Andalucía, ya que incide directamente en la cantidad y calidad de los aceites obtenidos. Esta plaga podría llegar a generar pérdidas de hasta el 80 por ciento del valor de la cosecha si se dan las condiciones favorables para su desarrollo y no se realiza un control eficaz sobre la misma.

Por su parte, la generación carpófaga de prays puede provocar importantes mermas de producción de darse las condiciones favorables para su desarrollo. Los adultos de prays realizan la puesta en las pequeñas aceitunas, apenas recién cuajadas. Las larvas al nacer perforan la aceituna y entran en el interior del hueso antes de su endurecimiento, permaneciendo en la aceituna hasta final de verano o principios de otoño y al salir perforan el pedúnculo provocando la caída de la aceituna al suelo.

Red de Alerta e Información Fitosanitaria

La apuesta de la Consejería por implementar la tecnología a la labor diaria de los productores se pone de manifiesto también en el funcionamiento de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria (RAIF). Esta herramienta de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ofrece a los agricultores información sobre la situación fitosanitaria de los principales cultivos de la Comunidad Autónoma, entre los que se encuentra el olivar.

Los datos que recoge la RAIF proceden del monitoreo que realizan las Agrupaciones para Tratamientos Integrados en Agricultura, las Agrupaciones de Producción Integrada y los propios técnicos de la red y, en el caso concreto de la mosca del olivo, posibilita conocer su evolución con una periodicidad quincenal.

Los datos generados en relación a la monitorización de esta plaga, que se realiza en Andalucía desde hace más de 25 años, permiten disponer de una gran cantidad de información que se encuentra disponible para todos los interesados a través del portal de datos abiertos del Gobierno andaluz.

Actualmente en Andalucía hay un total de 502.646 hectáreas en Producción Integrada, de ellas 374.872 hectáreas son de olivar, abarcando un total de 26.049 productores y disponiéndose de un total de 118 operadores, fundamentalmente API y Atria.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos