:::: MENU ::::

10 de diciembre de 2018

  • 10.12.18
Ginés Sánchez (Murcia, 1967) publica Mujeres en la oscuridad, una novela compleja, ambiciosa y descomunal (casi 600 páginas), en la que sus protagonistas –Julia, Tiff y Miranda– se le insubordinaban a cada instante, hasta que lograron conocer juntas un destino común. Aunque la oscuridad alumbre el título, reconoce que, a veces, escribir es buscar a ciegas sin saber qué. Pero él lo dice así: “El proceso de escritura es semejante a estar peleando a oscuras con un cerdo engrasado”.



Tiene un hablar pausado, un sentido del humor coherente y discreto, los ojos azules, el pelo escaso. Se levanta temprano para enfrentarse al folio en blanco. Le gusta escribir desde el punto de vista femenino. Y meterse en las tripas y en el corazón de sus personajes: Julia, catedrática universitaria a la que le atraen los jóvenes; Miranda, que trabaja en clubes selectos, y Tiff, veinteañera y romántica incurable.

En su escritura, es soez o lenguaraz. A veces, intimista. Le gusta el realismo sucio. Por eso hay quien dice que esta novela tiene un aire de Thelma y Louise y de Amores perros. A él no le importa. Está enamorado de la prosa intensa e inimitable de Juan Rulfo.

A algunos de sus personajes comienza a concebirlos en Instagram. Otras historias las escucha en las terrazas de los bares. Después, él se encarga de deformarlas para que las vecinas no lo asesinen sin misericordia por publicar pecados inconfesables. Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio durante diez años, es autor de Lobisón, Los gatos pardos, Entre los vivos y Dos mil noventa y seis.

—¿No le da vergüenza escribir tan bien en un país donde los doctorandos no saben citar en sus tesis y donde los alumnos de máster plagian sus TFM, incluso de Wikipedia, para despistar?

—Ja, ja, ja. El problema no es ya que plagien o que no plagien. Eso es simplemente un dato. Yo creo que la gente dejó de tener ganas de hacer bien su trabajo y yo sí tengo ganas de hacer mi trabajo. Por lo menos, decente. Si lo hago bien o no lo hago bien, ya lo diréis vosotros. Ojalá que la gente volviese a tener ganas de hacer su trabajo bien.

—Almudena Grandes califica su escritura de adictiva. ¿No me dirá que fuma y bebe cuando escribe? Ya sabe que hay mucha tradición en esto de mezclar literatura con vicio y postureo más que con disciplina y trabajo.

—Ja, ja, ja. Ojalá pudiera. Lo del postureo sí tiene una discusión. Ahora, yo no sé primeramente a qué se dedicaba esta gente que bebía y que tantas cosas hacía porque, si yo me tomo un dedo de whisky, te garantizo que no puedo trabajar ese día ni de casualidad. Yo me levanto temprano por la mañana, a las siete estoy trabajando hasta las doce. Y te garantizo que, si me he tomado una cerveza en la noche, ya no puedo trabajar.

—Una novela de mujeres en tiempo de empoderamiento de las mujeres. Pero usted comenzó a escribir la novela hace ya un par de años.

—Sí. Cuando yo empecé, no estaba la cosa como está ahora. Estaba surgiendo el movimiento y yo más pensando en otras cosas. En el transcurso de las escritura, en algún momento, tuve la tentación de decir vamos a hacer un poco más de política. Pero ya no tenía sentido, porque los personajes ya estaban muy estructurados, muy hechos, e iba a sonar demasiado de pegote. ¿Empoderamiento? Bienvenido sea, al menos que los hombres nos veamos obligados a pensar en las cosas que hemos hecho, que a veces hemos pensado que eran graciosas, y que no lo son.

—De hecho, ya había empleado voces femeninas en otras novelas, pero en esta solo hay voces y perspectivas femeninas. ¿Qué buscaba tan adentro de ellas?

—Bueno, uno empieza realmente a crear un personaje y le pregunta: ¿Quién eres? Un personaje es un poco como un fenómeno meteorológico. Está más allá de las nubes y uno le echa un globo sonda para saber exactamente qué hay. Y luego empiezan a llegar respuestas. Lo que trato de decirte es que la inmensa mayoría de mis novelas, y en esta más que nunca, todo es sobrevenido.

Es decir, a partir de trazar a Miranda, a Julia y a Tiff, de repente empiezan a enriquecerse, empiezan a cobrar una vida absolutamente inesperada y ya al final lo que tratas es de no perderte. El final es un bosque con tantísimos árboles que ya dices "voy a no perderme, a ver dónde están". ¿Qué buscaba? No buscaba nada. Buscaba lo que ellas han encontrado. ¿Qué se pretendía? Llegar al final de sus personalidades.

—Dice que le gusta escribir desde el punto de vista femenino para descansar de vivir siempre en la mente de un hombre. Pablo Neruda también escribió: “Resulta que me canso de ser hombre…”.

—Ja, ja, ja. Hombre, no es que me canse de ser hombre, pero sí que cada vez que tú armas un personaje es un poco, haciendo una analogía un poco cuartelera, como un videojuego. En un videojuego tú tienes un esquema de personajes y luego eliges. Construir un personaje es algo parecido.

Entonces, qué sucede. Al tomar un personaje femenino, puedes elegir unas armas de base distintas de las cuales tú estás pensando permanentemente, y te das cuenta, primero, de que es apasionante hacerlo, y te das cuenta perfectamente de que si durante un mes vas haciendo los capítulos de Tiff, tu subconsciente es una chavala de 20 años. Es un maldito descanso.

—Pero también es un riesgo intentar meterse en la mentalidad de una mujer.

—Yo le estoy quitando un poco la mística a eso. Por ejemplo, en Dos mil noventa y seis, mi novela anterior, uno de los personajes principales es Sandera. Es una mujer y es negra y, sin embargo, la gente me pregunta: ¿Cómo es escribir desde el punto de vista de una mujer? Nadie me preguntaría cómo es escribir desde el punto de vista de un negro. Claro. No hay, o yo no percibo, diferencia más que en el punto de arranque. Porque después tú vas poniéndole armas y con lo que estás jugando es con las armas. Y el concepto del género es una cosa que es como muy al principio de generar el personaje.

—En su novela, narra la historia de tres mujeres diferentes que huyen de los hombres que las persiguen y cuyas vidas están entrecruzadas sin saberlo.

—Lo que hay realmente es como un juego de espejos. Es decir, tú ves en ellas al mismo tiempo que vas viendo otras cosas que van pasando detrás de ellas.

—A Julia, catedrática universitaria, le atraen los muchachos jóvenes. Por los que a veces paga para estar con ellos.

—Yo lo que defiendo es que cada cual piense como quiere. Pero Julia tiene 50 años, ha vivido ya sus cosas o ella tiene sus fantasías y tiene su punto de vista al respecto. Es decir, ella lo dice, a mí no me des tipos de 50 años, a mí dame cinturitas finas. Lo dice así, directamente. A mí dame músculo y cinturitas finas. Yo tengo que hablar, ya tengo gente con quien hablar.



—Miranda es latinoamericana y trabaja en clubes selectos. Como desgraciadamente les ocurre a tantas mujeres de aquel y de este continente. Es el primer personaje que creó y al que más cariño tiene.

—Les quiero a todos igual, pero sí que es el primer personaje que yo creé y da gusto verla ahí, que al final ha sido un personaje de la suficiente importancia como para estar ahí. Luego, Miranda está ahí también porque ella quiere. Que era también otra de las cuestiones. Es decir, si un día hay que escribir sobre una que no quiere estar ahí, también lo escribiremos. Pero Miranda quería estar ahí.

—Y Estefanía es veinteañera y una romántica incurable. ¿El amor también tiene algo de enfermedad fatídica?

—En el caso de Estefanía absolutamente sí. Pero Estefanía es una romántica, que no sabe que es romántica y al mismo tiempo sí sabe que es romántica. Estefanía es una contradicción permanente. Su lema es “no soy rehén de nadie”. Pero, en cambio, se pasa la novela entera buscando quien la esclavice y quizás la haga rehén.

—'Mujeres en la oscuridad'. Cuenta que la oscuridad fue algo que se apoderó poco a poco de la historia. ¿Tuvo que encender la luz o logró defenderse caminando a hurtadillas?

—Ja, ja, ja. El proceso de escritura es semejante a estar peleando a oscuras con un cerdo engrasado.

—Como decía, cuando comienza a escribir, parte de un arranque, de una idea, pero pronto la historia se le desboca, los personajes se le sublevan. ¿Siempre es así o consigue, poco a poco, imponer su voluntad?

—Bueno, hay que marcar unas pautas, porque tampoco puedes ir por ahí a asaltar las aldeas ni nada de eso. Pero, en general, yo suelo ser muy de seguir a los personajes, de dejarlos a ellos libres. Los dejas que sean y luego recoges. Dices sí, sí, pero vamos a reconducirlos porque tenemos que contar una historia. Pero primero, galopa.

—Los hombres de su novela tienen conductas eminentemente machistas. Las mujeres se rebelan contra ellos. ¿En la vida es igual o se impone cada día más el sentido común, el respeto y la igualdad?

—Yo creo que todavía nos falta un proceso importante de educación. Nos falta una generación o dos. Ahora mismo lo que está pasando es que los hombres ya nos estamos preguntando sobre determinadas cosas. Cosas que hace a lo mejor treinta años era impensable. Pero ya nos las preguntamos. Obviamente, para mi generación ya llegamos un poco tarde para determinadas cosas, pero nos preguntamos las cosas. Bueno, es el primer paso de la educación.

—A veces soez o lenguaraz; otras, más intimista. Pero siempre cuidando el estilo. ¿La búsqueda de la belleza es la base que guía su escritura?

—Yo soy un enamorado, ante todo, de las cosas de Juan Rulfo. El que haya leído a Juan Rulfo sabe que la intensidad es importante, que la potencia es importante, que el ritmo es importante. Hay gente por ahí que dice: “Tienes que manejar muy bien el lenguaje”. Bueno, puede ser. Pero Ginés sobre todo es un obseso del ritmo, de la intensidad. Y Ginés, sobre todo, va a tratar de que cada párrafo sea un todo hermoso.

—Esta, sin duda, es su novela más compleja y ambiciosa y, en sus propias palabras, la más descomunal. Dice usted que marca un fin de ciclo. ¿Hacia dónde nos llevará ahora? ¿O todavía anda perdido?

—No lo sé. Sinceramente. No lo tengo claro. Si le hemos dado la vuelta a la tortilla, a lo mejor hay que empezar a plantearse cosas. No lo sé.

—La ciudad de la novela no tiene nombre. Sus protagonistas no son personajes concretos. Pero algunos secundarios, como Tiff, nacen de husmear en Instagram. Además, escribe en las terrazas de los bares robándole frases a las parroquianas que se confiesan confiadas a las amigas. ¿No teme que alguna vecina le persiga a escobazos por airear sus desamores?

—Ja, ja, ja. No será la primera vez ni será la última. No, no, porque piensa que al final de lo que se trata es de deformar, es decir, yo respeto muchísimo a los escritores que se dedican a contar su vida. Yo nunca contaré mi vida, porque en el momento en que esté contando mi vida, estaré deformando la realidad. Y yo, si hay una parroquiana que está contando algo, ya sea lo que esté contando, al final será deformado de alguna manera, porque a mí me convendrá deformarlo. No creo que ninguna pueda corroborar su fuente.

—Dicen de su novela que tiene algo de 'Thelma y Louise' y de 'Amores perros'.

—Hombre, ellas van en coche y van huyendo y en el transcurso del viaje van a comenzar a descubrir cosas de sí mismas. Y tiene un punto de Amores perros en el sentido de que Amores perros es una película de realismo muy sucio. En cierto sentido, el ambiente general de ese realismo sucio, costroso, yo creo que impregna bastante el libro y las relaciones del libro. Entonces, sí.

—También existe la novela breve. ¿No se anima y así se relaja un poco?

—Ja, ja, ja. Además, están muy de moda. Eso está un poco en las estrellas o en el destino. Es una cosa que yo no controlo. No sabría decirte. En este momento soy un marasmo de confusión.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍAS: IVÁN JIMÉNEZ
  • 10.12.18
Andalucía ha exportado alimentos y bebidas por valor de más de 123 millones de euros a China y Hong Kong entre enero y septiembre de 2018, un montante que se espera que aumente en los próximos años con la reciente firma de acuerdos que permitirán la venta de uva de mesa, carne fresca y productos curados de porcino como jamón, paleta, lomo, salchichón y chorizo.



Hasta la fecha, desde España se exportaban a China productos cárnicos congelados pero desde ahora será posible, por ejemplo, la venta de jamones curados con hueso. Así, el mercado asiático se presenta, por tanto, como un nicho de oportunidades de negocio para los productores andaluces.

Desde la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural se subrayan las posibilidades que abren estos acuerdos comerciales, por lo que se anima a los empresarios de Andalucía a aprovechar al máximo este nuevo destino para los productos andaluces. A esto se une que la sociedad asiática está aumentando su capacidad adquisitiva, por lo que se trata de un mercado que podría dar muy buenos resultados en los próximos años.

China y Hong Kong ocupan actualmente el puesto número 11 del ranking de destinos internacionales a los que se exportan alimentos de Andalucía y el aceite de oliva es el producto más demandado por este mercado. En concreto, entre enero y septiembre de 2018 se han producido transacciones relativas a este alimento valoradas en cerca de 52 millones de euros. Otro de los principales productos comercializados en el país asiático son las naranjas dulces, con ventas por 6,8 millones de euros en este mismo período.

Por provincias, Sevilla lidera las exportaciones agroalimentaria a este destino asiático con ventas por valor de 44,5 millones de euros entre enero y septiembre de 2018, seguida de Málaga, con transacciones que superan los 31 millones. Granada reúne exportaciones por 14,4 millones en este mismo período, Córdoba por 10,8 millones, Cádiz por 8,2 millones, Huelva por 7,1 millones, Jaén por 6,8 millones y Almería por 420.000 euros.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 10.12.18
La Delegación de Festejos del Ayuntamiento de Baena celebró ayer en la Iglesia Auxiliar de Santa María el nombramiento de las personas que encarnarán a los Reyes Magos de Oriente la tarde-noche del próximo 5 de enero. De este modo, tras el sorteo para designar al Rey Melchor, los encargados de representar a Sus Majestades serán Francisco Bernabéu, la tiradora Fátima Gálvez y el bombero Antonio Caballero.



El Rey Melchor, Francisco Bernabéu, ha sido elegido mediante el sorteo celebrado por segundo año por la Delegación Municipal de Festejos entre todas las personas de Baena que se han inscrito. Por su parte, los reyes Gaspar y Baltasar han sido designados por la comisión que coordina todas las actividades relacionadas con la cabalgata.

Ambos son muy conocidos en la ciudad. La tiradora de foso olímpico ha llevado el nombre de Baena por todo el mundo y cuenta con un palmarés repleto de éxitos internacionales, entre ellos el Campeonato Mundial de 2015 en Lonato (Italia).

De igual forma, Antonio Caballero posee una amplia experiencia en trabajos humanitarios desarrollados en países como Nepal, Siria o Guatemala, donde ha ayudado a cientos de personas afectadas por catástrofes naturales junto a su perro Kron.

Los nuevos Reyes Magos de Baena recibieron su corona de manos de los reyes salientes –José Antonio Luque, la presidenta de la Junta Local de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) Rosa Unquiles y el director de la Safa Ramón Martín– y nombraron a sus emisarios reales: María Dolores Salamanca, José Luis Ocaña y Antonio Córdoba.

El acto, que contó con los villancicos del Grupo Rociero Salvador Muñoz y una presentación de Alberto Rosales, uno de los referentes de la antigua Asociación Magos de Oriente, ha concluido con la entrega de la llave de la ciudad por parte del delegado de Festejos, Carlos Valentín Bernal, que felicitó a la comisión y a Sus Majestades salientes por el “trabajo encomiable que hicieron el año pasado”.

“Vais a vivir momentos inolvidables. Os puedo asegurar que van a ser momentos que jamás vais a olvidar porque recibiréis mensajes de niños y mayores que os dejarán sin palabras”, señaló Bernal a los nuevos Reyes Magos y emisarios al encomendarles la tarea de llenar de ilusión y magia las calles de Baena la noche de Reyes.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 10.12.18
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de Baena cerró ayer un intenso fin de semana de actividades con motivo de la IV Muestra del Aceite Fresco Óleo Carteya, celebrada del 7 al 9 de diciembre en Nueva Carteya. A través de diferentes iniciativas, el Consejo Regulador ha querido promocionar la calidad de sus aceites amparados entre los miles de visitantes.



De esta forma, y con el objetivo de estar presente en todas las iniciativas relacionadas con el vino que se desarrollen en los diferentes municipios que conforman la DOP, el Consejo Regulador impulsó diferentes iniciativas dirigidas a favorecer la promoción y conocimiento de sus productos, con especial atención a las propuestas gastronómicas.

Junto a las catas dirigidas, los aceites de la DOP de Baena protagonizaron la segunda muestra El Lado Dulce del Aceite, dónde varias asociaciones de la localidad elaboraron dulces típicos con aceite de oliva virgen extra; así como una nueva edición de la Ruta de la Tapa DOP Baena del Aceite Fresco, en la que participaron números bares y restaurantes de la localidad.

"Sin lugar a dudas, todo un esfuerzo por parte del Consejo Regulador por dar a conocer la calidad de sus aceites, y contribuir a la difusión de la cultura del aceite de oliva", indicó el secretario general del Consejo, José Manuel Bajo, quien reiteró el compromiso de la institución por estar presente en los eventos que relacionados con el olivar y el aceite de oliva en los pueblos que conforman la DOP.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
  • 10.12.18
El Ayuntamiento de Baena, en el marco de las actuaciones que se vienen desarrollando en el municipio a través del Programa de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) 2018-2019 , ha puesto en marcha recientemente una de las intervenciones de mayor calado como es la mejora de los itinerarios turísticos del yacimiento arqueológico de Torreparedones.



Según la memoria técnica del Área de Urbanismo, el Ayuntamiento de Baena destinará a este fin una partida de 225.000 euros y generará un total de 1.725 jornales, entre ellos 1.380 de peones. El principal objetivo de estas obras es reparar y hacer más cómodo el actual itinerario turístico mediante la reconstrucción de las cunetas y la ejecución de taludes de piedra que garanticen su estabilidad.

También se realizarán nuevos caminos para vehículos que permitan acceder a los elementos más significativos del Parque Arqueológico, como el Castillo Medieval, ubicado en la zona más elevada del yacimiento, así como trabajos para mejorar el drenaje y la evacuación y canalizaciones de las aguas pluviales en distintos puntos del recorrido, especialmente al norte del Foro romano.

Esta intervención en Torreparedones se completará con la reparación del muro de contención del centro de recepción de visitantes; la eliminación del vallado metálico que separa los términos municipales de Baena y Castro del Río en la zona más próxima al Castillo, junto a la mejora del acceso al interior del patio de armas mediante una escalinata de madera y la colocación de una nueva pérgola de madera que sirva a los visitantes como punto de descanso en el recorrido.

Para el alcalde de Baena, Jesús Rojano, estas labores para hacer más cómodo el itinerario interior del recinto amurallado eran necesarias porque “el yacimiento es cada vez más conocido y seguimos incrementando el número de visitas año tras año”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

9 de diciembre de 2018

  • 9.12.18
La Junta de Andalucía ha abierto el plazo para presentar solicitudes a los Premios a la Artesanía de Andalucía 2019, destinados a quienes destaquen por su labor en favor del sector artesanal de la comunidad autónoma. Estos galardones se convocan anualmente por parte de la Dirección General de Comercio de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio. El plazo estará abierto hasta el próximo día 26 de diciembre.



Con la concesión de estos premios se pretende reconocer los méritos de aquellas personas o empresas artesanas que destaquen por su creatividad, responsabilidad social y medioambiental, adaptación al mercado y capacidad de innovación, conservando al mismo tiempo las características específicas que las definen como tales. También se distingue la labor de las instituciones, organismos y empresas cuyas actuaciones hayan contribuido, entre otros aspectos, al prestigio y visibilidad de la artesanía en la sociedad.

En abril de este año 2018 se entregaban los primeros Premios Andaluces de la Artesanía y que tuvieron entre los ganadores a dos representantes cordobeses, la Escuela de la Madera en la categoría de Innovación y la Investigación en Artesanía, y el tapicero cordobés, Pedro Alejandro Budia, en la categoría de Obra Singular de Artesanía.

El delegado de Conocimiento y Empleo, Manuel Carmona, destacó que estos premios tienen como objetivo prestigiar el sector artesanal andaluz, reconocer los méritos de aquellas empresas que destacan por su adaptación al mercado e innovación, fomentar la comercialización de sus productos y divulgar la labor de los artesanos.

Carmona expuso que estos galardones se enmarcan dentro del II Plan Integral para el Fomento de la Artesanía en Andalucía y es “una muestra más del continuado apoyo del Gobierno andaluz al sector, por su capacidad de generar riqueza y empleo a la vez que preserva el patrimonio etnológico y cultural y favorece el desarrollo de otras actividades, como son las turísticas y culturales”.

Las categorías a las que pueden presentarse las candidaturas son: Premio Andaluz a la Artesanía; Premio Andaluz a la Obra Singular de Artesanía; Premio Andaluz a la Innovación y la Investigación en Artesanía; y Premio Andaluz a la Calidad en la Promoción y Comercialización de la Artesanía.

Para optar a estos reconocimientos es necesario que las personas o empresas artesanas estén inscritas antes de la fecha de inicio del plazo de presentación de solicitudes en el Registro de Artesanos de Andalucía. Las solicitudes se presentarán mediante el formulario de solicitud disponible en la página web de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos