:::: MENU ::::

7 de noviembre de 2020

  • 7.11.20
La celebración del Día Mundial del Enoturismo este año 2020, una iniciativa de la Red Europea de Ciudades del Vino (Recevin) que pretende difundir el turismo del vino con una acción simultánea que se lleva a cabo en zonas vitivinícolas del mundo, quedará deslucida por la actual situación de alarma sanitaria por la covid-19. Las catas y visitas que tradicionalmente se venía desarrollando en la Ruta Montilla-Moriles deberán esperar ante el actual cierre perimetral en el que se encuentran los municipios de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.


En el caso de Montilla, uno de los municipios del marco que desde hace años viene apostando por una programación propia para la conmemoración del Día Mundial del Enoturismo, la apuesta para este año destacaba por su carácter inclusivo, con actividades dirigidas a personas con discapacidad visual, auditiva, o intelectual.

"Este año queríamos apostar por acercar nuestras propuestas enoturísticas a todos los perfiles posibles gracias a unas propuestas inclusivas, pero la actual situación generada con la pandemia, y más con el cierre perimetral que está vigente hasta el lunes, se ha tenido que suspender", explicó a Andalucía Digital el delegado de Desarrollo Local del municipio, Manuel Carmona.

Unas limitaciones que tampoco ha favorecido el desarrollo de otras propuestas por parte de la propia Ruta del Vino Montilla-Moriles que, además, se encuentra inmersa en el proceso para la renovación de su junta directiva. Así, la ruta cordobesa no ofrecerá ninguna propuesta para este Día del Enoturismo, iniciativa en la que viene participando de manera muy activa en los últimos años.

Una celebración que, sin embargo, si se desarrollarán en algunas de las 31 rutas que forman parte de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) que han adaptado sus propuestas a la actual realidad con formatos online, o actividades con aforos reducidos.

Una actividad cada vez más notable 

El Día Mundial del Enoturismo es una iniciativa que partió hace doce años y que se conmemora el segundo domingo del mes de noviembre. En ella participan especialmente países europeos como España, Portugal, Italia, Francia, Grecia, Alemania, Austria, Bulgaria, Eslovenia, Hungría y Serbia, además de otros como Brasil, Chile, Argentina o Uruguay, con el propósito de potenciar el turismo del vino y promocionar las regiones vitivinícolas como generadoras de riqueza económica, cultural y patrimonial en unos territorios de eminente carácter rural.

La dimensión internacional de este movimiento refleja la relevancia de una actividad que cada vez atrae a más personas en todo el mundo. El Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España muestra que el turismo del vino continúa en crecimiento y que su impacto económico supera ya los 85 millones de euros, solamente teniendo en cuenta las visitas a bodegas y museos del vino. La cifra de negocio alcanzaría los 256 millones de euros al sumar la parte estimada correspondiente a los sectores de la restauración, hostelería, comercios y empresas de actividades de ocio.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN 
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR



DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos