:::: MENU ::::

26 de julio de 2018

  • 26.7.18
El delegado de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Francisco Zurera, acompañado por la directora del IFAPA Cabra, Brígida Jiménez y el presidente de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Javier Martín, informó ayer en Cabra, sobre la situación de la viticultura andaluza y los proyectos en marcha dirigidos a garantizar la sostenibilidad y viabilidad del sector.



En concreto, el IFAPA de Cabra está diseñando la hoja de ruta que definirá los objetivos a conseguir en nuevos proyectos que apoyen y valoricen la vitivinicultura andaluza y cordobesa. En este sentido, Zurera señaló que el sector vitivinícola andaluz se enfrenta en estos momentos a un proceso de cambio importante por lo que "es fundamental afrontar para asegurar a medio y largo plazo la sostenibilidad y viabilidad del mismo".

"Para ello es necesario fomentar la innovación, garantizar la calidad y seguridad alimentaria, la adaptación de los sistemas productivos al cambio climático y el respeto al medio ambiente como estrategias claras de competitividad", puntualizó el delegado.

Por ello, el delegado de Agricultura destacó la implicación del IFAPA en la mejora de los cultivos de la provincia apostando por la investigación y el conocimiento" y subrayó la importancia de jornadas como la desarrollada ayer para analizar "las perspectivas de la nueva campaña vitivinícola, y cómo evolucionan los distintos parámetros en los seguimientos de maduración".

Así, los responsables institucionales y los técnicos realizaron una visita guiada al viñedo experimental del IFAPA de Cabra, donde se explicaron los proyectos puestos en marcha en viticultura como la reconversión a cultivo ecológico de la variedad Pedro Ximénez; se abordó el cultivo frente al manejo del suelo; control de plagas; o los usos del agua.

Además, durante la jornada, se visitaron las variedades de uva blancas y tintas para conocer el comportamiento de las mismas y se abordó la necesidad de ir hacia una viticultura más rentable, con menos costes, manteniendo la calidad y excelencia del producto.

La directora del IFAPA de Cabra destacó que durante la jornada de trabajo se abordó, igualmente, el cambio climático, la conservación de las variedades de uva, el uso y manejo de sistemas de cultivo y la necesidad de contar con la opinión de los viticultores para lograr los objetivos.

Por su parte, el presidente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, Javier Martín, aseguró que los actuales vinos de Montilla-Moriles "son el resultado del esfuerzo de la Junta de Andalucía y la Universidad de Córdoba debido a la transferencia de conocimiento desde los centros de investigación, en este caso el IFAPA, a agricultores y bodegas".

Para Martín, "este apoyo investigador es fundamental ya que cada vez son más las tesis doctorales relacionadas con los vinos Montilla-Moriles y la apuesta de los centros de investigación por el sector vitivinícola cordobés". Por último, el presidente de la DOP adelantó que "esta próxima cosecha va a ser mejor y de más calidad".

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos