:::: MENU ::::

20 de marzo de 2017

  • 20.3.17
El yacimiento arqueológico de Torreparedones ha dado hoy la bienvenida a la primavera con el 'milagro de la luz', un fenómeno que se recrea en el Santuario Íbero coincidiendo con el equinoccio de primavera, momento en el que la duración del día y la noche coinciden en cualquier punto del planeta Tierra.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Los astrónomos estudian la hipótesis de que los antiguos habitantes de la ciudad íbera, la zona más elevada de la Campiña, utilizaban el betilo sagrado como una línea del tiempo o calendario solar. Este mediodía, coincidiendo con el cénit del Sol, la luz ha penetrado por la cella –un orificio situado en el techo del Santuario– para iluminar el cordón de la columna, que representaba a la divinidad Dea Caelestis.

Según los expertos, como el complejo religioso sigue una orientación astronómica Norte-Sur, en invierno la luz se refleja en la zona alta de la columna y va descendiendo progresivamente hasta que se produce el equinoccio de verano, justo cuando la luz alcanza la base. Se trata de un fenómeno que podía ser controlado por el sacerdote para crear el ambiente propicio durante las ceremonias.

Y es que como ha explicado en alguna ocasión el arqueólogo municipal, José Antonio Morena, el templo era escenario de varios rituales místicos en los que además de realizarse ofrendas de luz se quemaban perfumes, se sacrificaban animales y se entregaban exvotos de piedra como promesa.

JESÚS ORDÓÑEZ / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTO: ARCHIVO 



DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos