:::: MENU ::::

16 de junio de 2016

  • 16.6.16
La Guardia Civil ha detenido en Baena a un vecino de la localidad, de 33 años de edad, como supuesto autor del homicidio que se cobró la vida de una anciana de 84 años, que fue hallada muerta el 23 de abril del pasado año, con signos de violencia, en su domicilio de la calle Mari Tienda.



Tal y como ha detallado hace unos minutos el Instituto Armado, el cadáver de la mujer se encontraba tumbado en el suelo del salón de la vivienda, descalzo y con evidentes signos de violencia. "La víctima apareció maniatada con el cordón del pantalón tipo chándal que vestía y con una mordaza de trapo", explica la Guardia Civil, que añade que el cuerpo de la mujer presentaba "diversas heridas en labios y barbilla" y, en el momento en que fue hallado el cadáver, "tenía la cara tapada con un cojín".

Dado que la puerta de entrada a la vivienda se encontró cerrada y sin signos de haber sido forzada, los primeros indicios permitieron sospechar a los investigadores que el supuesto autor de los hechos había accedido al interior de la casa tras saltar la pared del patio en el que se encontraba la víctima –que precisaba de un andador para moverse– y, tras abordarla, la introdujo por la fuerza en el interior del inmueble.

La investigación permitió considerar el robo como móvil del crimen, ya que el presunto autor sustrajo un teléfono móvil y tenía preparado para llevarse varias piezas de relojería, cuando supuestamente fue sorprendido al llamar alguien a la puerta de la vivienda.

El Equipo de Investigación de Delitos contra las Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba ha realizado una investigación que ha durado algo más de un año y que ha permitido la detención y puesta a disposición judicial del presunto autor del hecho.

La Guardia Civil realizó una minuciosa inspección ocular en la vivienda donde fue encontrado el cadáver de la víctima y en ella se recogieron indicios y numerosos efectos que han sido analizados en laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil y del Instituto Nacional de Toxicología y que han sido determinantes en la investigación y resolución del crimen.

Durante la investigación, "compleja y laboriosa" según el Instituto Armado, se han investigado a más de 30 personas del entorno de la víctima y de sus familiares, y se ha tomado manifestación a números vecinos de la localidad. Las pruebas obtenidas han permitido a la Guardia Civil la detención del presunto autor, conocido en el entorno de la víctima y su puesta a disposición de la autoridad judicial que, tras tomarle declaración, ha acordado su ingreso en prisión.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTO: ARCHIVO

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos