:::: MENU ::::
GDR CAMPIÑA SUR - AYUDAS LEADER

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

23 de julio de 2022

  • 23.7.22
La evocación de la infancia –de su infancia– es un elemento recurrente en la obra de Pedro Sevilla (Arcos de la Frontera, Cádiz, 1959): está presente en sus poemas, en sus novelas y, por supuesto, en sus libros de memorias. Y no es que el autor suscriba el manriqueño “cualquier tiempo pasado fue mejor”: ocurre que este poeta es capaz de abrirse paso entre las trampas que teje el tiempo en torno a su propia historia, romper sus cortezas, desbrozar la maleza que lo oculta y recuperar la almendra, la quintaesencia de ese tiempo ido –o eso dicen algunos– para transformar los recuerdos en savia que nutre y enriquece el presente; en mantener la conexión total entre su ayer y su hoy.


Creo que estas premisas pueden ser útiles para adentrarnos en la lectura de En un mundo anterior. Una vez más el poeta arcense recupera momentos de su infancia para trasladar a sus versos sensaciones y emociones que son de ayer pero que siguen hoy igualmente vivas, incluso más vivas: la sonrisa materna, el olor de la ramita de romero compartida con su madre, anécdotas, escenas y lugares que configuraron su niñez pero que aún se encuentran inevitablemente adheridas a sus más íntimos sentires y se trasladan a sus poemas en un verbo tan limpio como sugerente, porque Pedro Sevilla sabe poner en práctica lo que afirma en uno de sus versos: “un idioma es belleza, canto y cuento.”

“El tiempo, otra mentira”, sostiene. “O al menos es mentira su acordado transcurso, / la división en lejos, presente y porvenir / que imponen nuestras torpes maneras de sentirlo.” Por eso los árboles, las flores silvestres, las plantas, las aves y los insectos que han conformado su universo infantil continúan formando parte esencial de sus vivencias.

Una comunión con la naturaleza, con su propio entorno, que se traduce en un canto a sus manifestaciones más humildes (el jaramago, la flor de la jara, el gorrión…), al detalle aparentemente insignificante, porque todos ellos son lo que realmente dan sentido a la existencia: “Hay gestos que trascienden / porque a través de ellos aflora lo esencial.”

Inicia el poemario a partir del hallazgo de un papel que certifica su nacimiento: “…esta hoja / que da fe de que existo,”. Casi inevitablemente recordamos la famosa magdalena proustiana, en cuanto que este descubrimiento desencadena en el poeta una cascada de evocaciones que toman forma de poemas.

Su ayer y su hoy se dan la mano en su partida de nacimiento: “y a través de ella quiero, con estos versos míos, / recrear todo un tiempo que ya sé clausurado, / pero que resucita / en esta noche oscura / trayéndome de nuevo todo lo azul del mundo”.

De igual modo estos textos poéticos –breves meditaciones unos, microrrelatos en verso otros– iluminan nuestras noches, nuestros rincones oscuros con esa luz encerrada “en la humilde fogata de un poema”, de estos poemas que reverdecen también en nosotros esos mundos anteriores (e interiores) que han configurado nuestra propia infancia.

Ficha técnica

Título: En un mundo anterior.
Autor: Pedro Sevilla.
Edita: Renacimiento. Colección Calle del Aire, 220.
Ciudad: Sevilla.
Año: 2022.
ISBN: 978-84-1923139-0.

MARÍA DEL CARMEN GARCÍA TEJERA
FOTOGRAFÍA: ZENDA LIBROS

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - BAENA DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - BAENA DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos