:::: MENU ::::

8 de diciembre de 2020

  • 8.12.20
Francisco Núñez de Prado fallecía en la madrugada de este día de la Inmaculada del 2020 a los 78 años de edad. Una de las personas más icónicas en Baena por su excelente labor para dar a conocer el aceite de oliva virgen extra cultivado en los campos de su pueblo, haciéndolo llegar a varias partes del mundo.


Al frente de la Almazara Santa Lucía de Baena se convirtió en un pionero al ser el primero en exportar aceite de oliva ecológico fuera de España. En la década de los 80 regresó a su pueblo para empezar con un negocio por el que tanto trabajó y que tantos éxitos le reportó después. Explica en una entrevista para HDL que cuando él y sus hermanos cogieron el molino se dieron cuenta de que “el aceite de oliva era un desconocido y que era nuestra culpa”.

Desde entonces, se afanaron para dar a conocer el producto más allá de las fronteras españolas y también el proceso de elaboración en su propia almazara. Para ello, programaron visitas en las que se enseñaba la producción del aceite y los beneficios e usos que podía dársele.

Conectado durante muchos años al Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Baena, fue ocho años vicepresidente y otros once presidente. Fue esta misma entidad la que propuso al Ayuntamiento su nombramiento como Hijo Predilecto de Baena, un reconocimiento que obtuvo en 2018. Hoy, dos años más tarde, Francisco Núñez de Prado nos ha dejado pero con un legado inigualable.

Mañana, 9 de diciembre, a las 10 se oficiará en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de Baena una misa en su nombre para darle el último adiós a un baenense que consiguió hacer historia.

MARTA BAENA SANZ / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos