:::: MENU ::::

30 de diciembre de 2020

  • 30.12.20
El último pleno del 2020 no estuvo falto de polémica. Ayer se aprobó la primera moción de reprobación, en la historia de Baena, de una alcaldesa y su equipo de gobierno, presentada por los grupos municipales de la oposición PSOE e IU, quienes contaron con el voto favorable del concejal Alfonso Rojano.


Una moción presentada de urgencia que, según expuso el portavoz de IU, David Bazuelo, se justificaba por “la pasividad e inoperancia en algunas de las áreas de gobierno, el inexcusable incumplimiento de acuerdos de pleno, la falta de transparencia y obstaculización a la labor de control, las irregularidades e ineficiencias en la contratación y dirección del personal del Ayuntamiento y el comportamiento grosero, carente de ética y valores humanos”.

En su turno de palabra, Luis Moreno (Iporba), indicaba que sentía “vergüenza ajena y propia” y reprochaba a la oposición por la presentación de urgencia de un tema así. “Es un bochorno político y aunque lo mereciera, las formas invalidan el fondo”. Expresó que aquello era un “atentado contra la democracia” y volvió a hacer alusión al “transfuguismo” antes de levantarse y abandonar el pleno.

La oposición explicó que con esta reprobación pretenden que el gobierno haga “autocrítica” y “reconduzca sus actuaciones”. José Andrés García Malagón, portavoz del PSOE, tildaba de “déspota” la actitud de la alcaldesa y recriminaba el ataque “personal y las acusaciones” contra ellos, exponiendo que “están engañando a la ciudadanía”.

Punto quinto de la moción
Específicamente, el punto quinto de esta moción, que aludía al “comportamiento grosero y carente de ética”, iba dirigido, según se explicaba en ésta, a la “vulneración de los derechos de los concejales, negando el pronunciamiento, la toma de palabra y el voto en la sesión plenaria extraordinaria del pasado 26 de noviembre”, además de la “revelación de datos personales de una concejala de esta corporación a la opinión pública”.

La concejal aludida, Vanesa Aguilera, expuso que todo fue una estrategia “porque las cuentas no salían con nueve votos a favor de la moción de censura” y declaró que hubo una “persecución dirigida por la alcaldesa”. Pidió, una vez más, que no se le pusiera en duda porque “si estuve ese día fue por mi deber de concejal y respetando las medidas”.

Por su parte, la alcaldesa declaró “me lo voy a tomar con humor, porque están desesperados. Algo debemos estar haciendo bien”. No contestó a ninguna de las acusaciones de la moción porque no había podido leerlas, ya que se la habían notificado justo antes de dar comienzo el pleno, pero recalcó rotunda: “Así no se hacen las cosas” y recordó a la oposición “la vergüenza nacional con la chapucera moción de censura” lamentando que, desde entonces, “no se haya hecho borrón y cuenta nueva”.

MARTA BAENA SANZ / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: M.B.S.


DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos