:::: MENU ::::

12 de septiembre de 2020

  • 12.9.20
La Iglesia de Santa María la Mayor se llenó ayer por la tarde de fieles para asistir al solemne triduo que daba comienzo a las 20:30. Decenas de personas, respetando la distancia unas con otras, escucharon las palabras del párroco Don Juan Laguna para dar comienzo a los cuatro días que homenajearán, también este año de pandemia, a Nuestro Padre Jesús Nazareno.


A pesar de que Santa María se llenó de fieles, muchos asistieron a primera hora para ver de cerca al Nazareno, pues desde las 10:00 y hasta las 13:30 el templo estuvo abierto. Especialmente, aquellas personas de riesgo, siguieron el consejo que el Hermano Mayor de la Cofradía, Javier Valbuena, lanzó en rueda de prensa para que acudieran en horas de menor afluencia y no en las próximas a la eucaristía.

Durante la misa, Don Juan hizo referencia a las largas colas que se habían formado durante la mañana y la tarde para ver a Jesús. “Por eso, es importante propiciar en nuestra vida cristiana estos momentos de intimidad con Dios y precisamente esa ha sido la intención de la Cofradía al trasladar al Nazareno a esta parroquia y al celebrar este triduo”. En especial, se refería a un matrimonio de ancianos emocionados al ver a Jesús y a una muchacha joven embarazada. “Ahí he comprendido, por qué verdaderamente Nuestro Padre tenía que estar hoy en Santa María, para cuidar de los baenenses que vienen y de los que se irán”.

En las primeras filas de la Iglesia se sentaron los miembros de la Cofradía, que llevaban puestas las mascarillas diseñadas especialmente para estos días y que actualmente se encuentran a la venta en Nucete, cuyos fondos irán destinados a una causa solidaria.

El solemne triduo continuará durante hoy sábado y mañana domingo a las 20:30, pero la parroquia permanecerá abierta de 18:30 a 20:00 para poder visitar al Nazareno.


MARTA BAENA SANZ / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: M.B.S.


DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos