:::: MENU ::::

17 de septiembre de 2017

  • 17.9.17
Cero puntos en cuatro partidos son sin duda el indicador de un momento muy malo por parte del Málaga, un equipo que tan solo hace cuatro años se colaba entre los mejores ocho equipos de la Champions League y ahora necesita una fuerte sacudida.



El conjunto andaluz, que se ha enfrentado este sábado al Atlético Madrid en la Rosaleda, tenía la obligación de ganar a toda costa para poder salir de lo más bajo de la clasificación. El entrenador Michel estaba entonces obligado a encontrar una solución para salir de la crisis, pero una vez más ha fracasado. El equipo malagueño en este momento puede contar solamente sobre algunas apuestas arriesgadas, como la de Adalberto Peñaranda, que tiene madera de crack pero tan solo 20 años, y está esperando los goles de Borja Bastón y Diego Rolán.

El punto de inflexión del equipo malagueño ha sido uno: empezar a vender a sus mejores elementos de las categorías inferiores, y de paso los con más recorrido, para poder hacer caja y enfrentar la crisis económica que ha sufrido después de las ilusiones de la directiva del Qatar. La presidencia de Al Thani, que hace unos años trajo los flamantes fichajes de Santi Cazorla, Ruud Van Nistelrooy y Joaquín Sánchez, entre otros, ha decepcionado en los últimos años y la pobre campaña de fichajes del pasado verano ha dejado al equipo en malas condiciones. La tendencia negativa del club blanquiazul se ha reflejado en las cuatro derrotas de inicio de liga, contra el Eibar y el Las Palmas en casa y contra el Girona y el Atlético a domicilio, algo que no ha dejado nada contentos a los aficionados locales, que quieren una revolución a nivel de resultados y de juego.



Para más inri, el club ha decidido dejar salir a varios jóvenes que prometían muchísimo y que ahora se están saliendo en sus equipos actuales. Más allá de Isco, que ahora mismo es la sensación total del fútbol español y es un indiscutible tanto en el Real Madrid como en la selección, en las últimas temporadas han salido elementos como Juanmi, que ahora despunta en la Real Sociedad de momento líder en la tabla con 9 puntos, Samu Castillejo, fijo entre los titulares del Villarreal, y Samu García. Otro elemento importante que dejó el Málaga hace unos años ha sido Sergi Darder, centrocampista ofensivo mallorquín con mucho talento que fue vendido al Olympique Lyon por una cuestión de necesidad de fondos. El último canterano en salir ha sido Fornals, traspasado al Villarreal este verano por 12 millones.



Las esperanzas de los hinchas del Málaga están repuestas en el futuro, no se sabe si lejano o próximo, y tienen los nombres de Zalazar, Mula, Maty, José Carlos y Alex Robles. Pero hasta que estos lleguen a debutar y a destacar, mucho podría llover. Michel tiene entonces la difícil tarea de encontrar una solución para evitar el descenso. Y no lo tiene nada fácil.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos