:::: MENU ::::

10 de junio de 2017

  • 10.6.17
El Ayuntamiento de Baena celebró ayer unas jornadas sobre aguas mineromedicinales en las que se analizó un proyecto para rehabilitar la zona de los antiguos depósitos del Castillo en un balneario. Se trata de una idea del empresario Guillermo Alba, que pretende poner en valor en este espacio las múltiples propiedades terapéuticas de las aguas mineromedicinales de la salina de Cuesta Paloma, ubicada junto a la Cueva del Yeso.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El alcalde, Jesús Rojano, dio a conocer que se ha hecho un estudio de costes y de viabilidad y que haría falta una inversión de unos 800.000 euros –511.000 en la obra– para poner en marcha el balneario. Aunque no quiso hablar de fechas, Rojano reconoció que es un "proyecto ilusionante" que viene a completar el uso del Castillo haciendo sostenible el edificio a través de una actividad empresarial público-privada que fomentaría el turismo vinculado a la salud.

El primer edil enumeró los diferentes trámites administrativos para la puesta en marcha: la redacción del proyecto, la búsqueda de financiación por parte del empresario, sacar un pliego administrativo y fijar un canon, la concesión, la obtención de la licencia de obras, la ejecución y el equipamiento.

El empresario también hizo referencia a la dificultad del proyecto, pero se mostró más optimista en cuanto a las fechas: "una vez que los técnicos han definido el proyecto resta el tiempo de ejecución; en un año o año y medio puede estar esto terminado y funcionando", refirió Alba, quien aseguró que lleva trabajando 14 años e invertidos casi 200.000 euros para obtener la calificación de aguas mineromedicinales.

Durante las jornadas, el arquitecto que ha redactado el estudio previo para la adecuación, Miguel Barba, explicó que la rehabilitación arquitectónica contaría con una primera fase a desarrollar en tres depósitos y el aljibe histórico, que ocupan una superficie de 950 metros cuadrados. En este espacio se instalarían diferentes circuitos con una piscina de hidromasaje, baños turcos, saunas, una piscina de contrastes, vestuarios y aseos.

Por su parte, el doctor José Antonio Pérez recalcó que las aguas mineromedicinales de Cuesta Paloma tienen una doble aplicación externa: a nivel osteoarticular –están indicadas para tratar muchas enfermedades como los reumatismos, la artrosis, la artritis o la fibromialgia– y a nivel dermatológico.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Pérez, profesor titular de la Universidad de Córdoba, aseguró que las aguas son "extremadamente fuertes" y no son útiles para todas las patologías, de ahí que se puedan diluir en diversas proporciones según el tratamiento y no se tengan que dar tantos portes hasta el Castillo.

La influencia de Torreparedones y la Cueva del Yeso

El doctor en Arqueología de la Universidad de Córdoba Ángel Ventura recordó que la antigua Ituci Virtus Iulia fue una ciudad balneario consagrada a la salud y a la sanación, con tres termas y un culto muy extendido a la Diosa Salud. "Estamos comprobando en las excavaciones de Torreparedones que ya los baenenses de hace más de 2.000 años se dieron cuenta de las propiedades mineromedicinales de las aguas de la comarca".

Por su parte, el espeleólogo José Antonio Mora puso de manifiesto la relación de estas aguas con la Cueva del Yeso, "uno de los mayores acuíferos que hay en toda la depresión Bética". Según Mora, el nivel más bajo de la cavidad –que fluctúa entre los -36 y -39 metros dependiendo de la actividad hídrica- está totalmente inundado.

JESÚS ORDÓÑEZ / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos