:::: MENU ::::

31 de marzo de 2017

  • 31.3.17
El Grupo Municipal Socialista aprobó en la sesión plenaria de anoche los presupuestos municipales para el ejercicio 2017, unas cuentas que ascienden a 15.024.400 euros cuyos capítulos más destacados son los gastos de personal, casi 6 millones de euros, los gastos corrientes en bienes y servicios, valorados en 4,3 millones y las inversiones reales, que alcanzan los 2,4 millones. En la votación Partido Popular e Izquierda Unida se mostraron en contra, mientras que el único concejal de Ciudadanos se abstuvo.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El alcalde, Jesús Rojano, lo definió como un presupuesto "equilibrado, austero y sensato", que da respuesta a necesidades y demandas urgentes además de incluir intervenciones y subvenciones de carácter social. El primer edil destacó la inclusión de las enmiendas presentadas por Ciudadanos y expuso el alto grado de ejecución en las inversiones de ejercicios anteriores.

Rojano aseguró que la planificación presupuestaria del Ayuntamiento no responde a ninguna estrategia política ni electoral, de ahí que definiera la estructura presupuestaria municipal como "bastante razonable". A su juicio "estamos mucho mejor que en 2015" porque "ahora somos cautelosos en el gasto y rigurosos en los ingresos".

José María Baena, portavoz del Grupo Popular, volvió a lamentar el estrecho margen de maniobra de las cuentas al estar las partidas de personal y gastos corrientes muy "ajustadas" y ser "inamovibles". Según Baena, de los 2.400.000 euros que representan las inversiones reales la oposición solo tenía oportunidad de mover 100.000 euros.

El concejal del PP expuso su teoría de la "administración paralela" y refirió varias veces que la idea del equipo de gobierno es contener el gasto para disponer de 4 ó 5 millones más en la época de elecciones, de ahí que criticara que se haga una "estimación de ingresos a la baja" para sumar al remanente de Tesorería.

Por parte de Izquierda Unida David Bazuelo dijo no sentirse representado con este presupuesto porque "no responde a una planificación económica real". Bazuelo criticó la reducción de las partidas de rehabilitación municipal y los planes de empleo verde y de solidaridad. También mostró su desacuerdo con la gestión de subvenciones directas y echó el falta partidas presupuestarias de varias mociones aprobadas por unanimidad.

El portavoz de la coalición de izquierdas recordó que la deuda municipal es consecuencia de la gestión socialista. "Gastamos más en pagar trampas que en las inversiones que vamos a hacer", dijo Bazuelo, quien afirmó que "el equipo de gobierno está jugando más a la improvisación que a la gestión".

El portavoz de Ciudadanos, Miguel Jurado, tildó el presupuesto de "ajustado, continuista y poco ambicioso" y criticó su estrecho margen de maniobra. A pesar de ello, el único edil de la formación naranja se mostró satisfecho con la inclusión de sus enmiendas porque "pueden tener bastante repercusión".

Entre ellas se encuentran una escuela de verano con idiomas y nuevas actividades, la mejora en el campo de fútbol 7 de Amador de los Ríos, un inventario de casas y solares de propiedad municipal para su posterior rehabilitación, incentivos a las empresas que se instalen en Baena y cuenten con cinco trabajadores y un aumento en la partida de arreglo de caminos rurales.

"Un presupuesto equilibrado"

La delegada de Economía y Hacienda, Pilar Hoya, defendió las cuentas presentadas por el equipo de gobierno con respecto a las de años anteriores por la reducción de un 2,69 por ciento de ingresos, una merma provocada en gran parte por la reducción del tipo impositivo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de un 0.65 a un 0.62.

Asimismo, Hoya puso en valor las subvenciones y ayudas sociales, resaltó la apuesta de las inversiones reales por "conseguir una ciudad más sostenible" y adelantó que a finales de año la deuda municipal se contraerá en 1.298.000 euros.

JESÚS ORDÓÑEZ / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos