:::: MENU ::::

29 de julio de 2020

  • 29.7.20
Un total de 6 personas compone el elenco de la obra teatral ‘Toc Toc’ que se estrenará mañana jueves en el Castillo de Baena, a las 22:00, y para la que se podrán adquirir las entradas hasta el último momento en taquilla. Este grupo, que forma parte de la Escuela Municipal de Teatro de Baena, ha sido dirigido por el director Cristóbal Pérez quien ha adaptado esta obra del francés Laurent Baffie para representarla sobre las tablas del escenario baenense.



Baena Digital ha acudido al penúltimo día de ensayo –el último será justo antes de la sesión del 30 de julio– para entrevistar a una de sus protagonistas, Blanca, interpretada por Meliza Melendes.

—¿Es la primera obra de teatro en la que va a actuar?

—Sí. Yo soy de Perú y allí ya había dado clases de teatro. Tratamos de estrenar obras pero se cancelaron por tema de espacios y al final no he llegado a representar delante de un público. Pero yo ya había hecho artes escénicas y para mí esta es una oportunidad para poder crecer profesionalmente.

—¿Considera que la actuación ayuda también a nivel personal?

—Sí, claro. Por ejemplo, mi marido, Rafa, que también participa en esta obra, interpreta a un hombre que tiene un trastorno obsesivo compulsivo que le hace estar profiriendo insultos y palabrotas de manera incontrolada. Él jamás se hubiera apuntado si no le llego a animar porque es muy tímido, pero ahora le encanta, le está ayudando a soltarse.

—¿Cada uno ha elegido su papel en ‘Toc Toc’?

—No, fue el mismo director el que eligió el papel de cada uno. Nos puso a leer el guion y ya fue viendo quién encajaba mejor para cada papel. A mí mi personaje me va como anillo al dedo porque yo soy muy obsesiva de la limpieza, igual que Blanca.

—Al sentirse identificada con Blanca, ¿le ha resultado más sencillo darle vida?

—La verdad es que sí. Me parezco mucho a ella en cuestión de su obsesión con la higiene y la desinfección. He llegado a ducharme hasta tres veces al día y a llevar mi propio papel, jabón y toallitas al salir de casa. Por eso, la situación de ahora de desinfectarse las manos para mí no es nueva, yo antes del covid-19 era incluso más compulsiva con la limpieza.

—Ha sido un proyecto más complicado porque llegó la pandemia, ¿cómo habéis llevado el confinamiento?

—La obra comenzó en octubre y ya teníamos para marzo cerrado el primer acto, pero el segundo no lo teníamos resuelto. Cuando nos confinaron propuse ensayar por Skype, cada uno desde su casa, porque no sabíamos cuánto podía alargarse el aislamiento en el tiempo. Y el director estuvo de acuerdo. Fue divertido, ensayábamos hasta tres veces por semana, teníamos mucho tiempo.

—De cara al estreno, ¿hay nervios?

—Sí, claro. Entre nosotros lo hablamos y salen las preocupaciones de todos. Principalmente la de que se nos olvide el texto, quedarnos en blanco, o que se ría la gente… pero lo bueno es que al ser una comedia que se rían no sería un problema, sino todo lo contrario. La cuestión es divertir al público. Y si alguien se equivoca nos ayudaremos entre todos. Pero, sobre todo, lo que estoy es ansiosa por salir ya y ver si se encamina poco a poco mi carrera hacia la actuación.

MARTA BAENA SANZ / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: M.B.S.



DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos