:::: MENU ::::

6 de julio de 2020

  • 6.7.20
Entre 700 y 1.000 agricultores de diferentes partes de Andalucía se han reunido hoy a las puertas de la envasadora ABASA, situada en la Avenida de Alemania de la localidad de Baena, para manifestarse contra la importación de aceite extranjero que supone una competencia desleal para el agricultor español que no puede competir con esos costes.



“Aquí estamos reivindicando que no entre en España el aceite extracomunitario porque no podemos competir con esos precios”, explica Pilar Cano, una de las agricultoras, quien se congratula de ver el poder de convocatoria que ha tenido esta concentración pues “han venido olivareros de 90 pueblos de Jaén, de Cazorla, Córdoba, Granada…”, incluso ha habido representación de Castilla la Mancha. Sin embargo, lamenta la falta de representación de agricultores baenenses. “He echado en falta más gente de Baena”.

“Nuestro aceite está en los depósitos de las almazaras y ABASA está envasando aceite de Túnez, como no se ha puesto en vigor la ley del etiquetado le ponen a su aceite el sello del Consejo Regulador y dicen que está hecho en los campos de España y lo venden en Estados Unidos sin arancel”.

Por su parte, la empresa ABASA ha cerrado esta mañana sus puertas y no han dado respuesta a los manifestantes. “Han controlado que sus cisternas no estén en calles aledañas, tienen naves alquiladas y seguridad privada”, añade Cano. Además, durante toda la mañana también ha habido presencia policial en el lugar de la concentración.

Las reivindicaciones de la manifestación
Entre las reivindicaciones de los agricultores están, “reclamar un precio justo y que, mientras en España haya un litro de aceite cultivado por nosotros, no entre de otros países”. Cano explica que no quieren que se “confunda más al consumidor” haciéndole pensar que ingiere un producto español cuando no lo es. “En otros lugares están usando pesticidas que aquí hace 40 años que están prohibidos”.

España es el principal productor de aceite de oliva del mundo, por eso, este es uno de nuestros motores económicos. “Aquí vivimos del campo directa e indirectamente” explica Cano y, por eso, asegura que continuarán con las reivindicaciones “hasta que alguien nos escuche”.

MARTA BAENA SANZ / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos