:::: MENU ::::

21 de mayo de 2020

  • 21.5.20
Baena Digital se hace eco en su Buzón del Lector de un comunicado remitido por el Grupo para la Observación, Defensa y Estudio de la Naturaleza (Groden) y Ecologistas en Acción-Baena sobre el aprovechamiento de aguas residuales para regadío y la contaminación del río Marbella. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



El río Marbella es un espacio natural ligado históricamente a los ciudadanos de Baena en los aspectos social, económico y natural. Aquí se encuentra una de las comunidades de regantes más antiguas de nuestro país. La implantación en la vega del Marbella de numerosas edificaciones ilegales, la deforestación de las riberas, el uso de biocidas, la apertura indiscriminada de pozos, y los cambios de cultivos de huertas tradicionales a nuevos olivares han generado una degradación ambiental muy notoria de toda la cuenca. A pesar de la transformación que ha sufrido, sigue regando numerosas huertas y albergando una interesante biodiversidad.

Un proyecto promovido por la Comunidad de regantes Los Carrizales pretende reutilizar las aguas de la Estación Depuradora de Aguas Residuales que vierten al Marbella para el riego de 311,58 hectáreas de olivos y un volumen otorgado de 467.370 m3 de agua, entendemos que puede tener un efecto negativo en el ecosistema fluvial si no se respeta el caudal ambiental.

Desde GRODEN-Ecologistas en Acción desconfiamos de que se puedan utilizar caudales superiores al permitido dado que con carácter general el volumen máximo solicitado no debe superar el 80% del volumen total del efluente reservando un 20% para el cumplimiento de los objetivos ambientales o usos futuros prioritarios y en aplicación de un principio general de precaución.

Para ello es necesario que la administración competente como es el Ayuntamiento, Junta de Andalucía o Confederación Hidrográfica del Guadalquivir certifiquen que el volumen medio que la EDAR de Baena ha vertido en los últimos 5 años al río Marbella de agua ya depurada sea verídico y no el máximo que se pueda recoger en su autorización de vertido.

Con esto impediremos que se utilicen caudales superiores al 80% máximo y que se garanticen los caudales ambientales mínimos que el río Marbella necesita para el mantenimiento de todo el ecosistema establecido en el Plan Hidrológico vigente. Podemos encontrarnos con la paradoja que se está otorgando mayor volumen de agua del que realmente se vierte y por tanto, dar lugar a que el río Marbella no lleve caudal procedente de la depuradora o mucho menos del que debería discurrir en condiciones normales.

El caudal ecológico del Marbella, es el nivel mínimo de agua que necesita para preservar los valores ecológicos en su cauce, tales como los hábitats naturales que cobijan la riqueza de flora y fauna, las funciones ambientales que cumple como, por ejemplo, en la dilución de contaminantes o la amortiguación de los extremos climatológicos e hidrológicos, así como la preservación del paisaje. Existe por tanto el peligro de encontrarnos con un cauce del río Marbella en su tramo bajo sin agua la mayor parte del año.

Por otra parte, la reutilización del agua procedente de depuradoras para agricultura no puede servir de excusa para aumentar la superficie de regadío del olivar, máxime en un escenario de cambio climático, donde los recursos hídricos son cada vez más escasos, sino que debe destinarse a aquellos usos infradotados, por culpa de la sequía o bien para otros usos distintos como el riego de zonas verdes, parques y jardines públicos, instalaciones deportivas, baldeo de calles, recarga de acuíferos, mantenimiento de caudales ambientales, procesos industriales, o sistemas contra incendios.

Además del impacto directo que pueda causar en el río por la disminución del caudal, son necesarias realizar varias infraestructuras como balsa de agua, zanjas y conductos o tendidos eléctricos que al final tienen un efecto negativo en el paisaje y sobre la biodiversidad. En especial los tendidos si no se toman las medidas oportunas afectan negativamente a las aves de mediano y gran tamaño por muerte o electrocución.

GRODEN - ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Baena Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos