:::: MENU ::::

20 de octubre de 2017

  • 20.10.17
La Dirección General de Tráfico (DGT), con el objetivo de reducir el número de accidentes en las carreteras convencionales, pondrá en marcha desde el próximo lunes y hasta el domingo 29 de octubre una nueva campaña de vigilancia y control. Según datos de la DGT, más de 900 personas fallecen en accidente de tráfico ocurrido en este tipo de carreteras, vías que tienen un solo carril de circulación en cada sentido y que no disponen de una separación física entre ambos sentidos.



El objetivo de la campaña según el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, es conseguir "comportamientos más seguros" entre los conductores que circulen por estas carreteras y, por tanto, una reducción de accidentes en este tipo de vías.

En estas vías es donde se produce la mayor parte de los accidentes mortales, por eso, casi todas las medidas urgentes que el Ministro del Interior dio a conocer a principios de año, están siendo implantadas en este tipo de vías, que en la provincia alcanzan la longitud de 3.867 kilómetros, el 95 por ciento del total.

Durante una semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlarán, además de la velocidad, los adelantamientos indebidos, la conducción bajo los efectos del alcohol o drogas, el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, la utilización del teléfono móvil, auriculares o manejo de navegadores, así como la documentación del vehículo y del conductor o cualquier otra infracción recogida en la normativa en materia de tráfico y seguridad vial.

De esta forma, se tiene previsto que la campaña alcance a controlar en torno a 10.000 vehículos. Para ello, además de la observación a pie de carretera, la vigilancia también se realizará desde el aire con los helicópteros de los que dispone la DGT, incluidos los Pegasus.

En 2015, último año de datos consolidados a 30 días, fallecieron en las carreteras convencionales 971 personas, lo que representa el 74 por ciento del total de víctimas mortales ocurridas en vías interurbanas, que ascendió a 1.248. Además, otras 3.780 personas resultaron heridas y requirieron ingreso hospitalario por accidentes ocurridos en estas vías convencionales.

Dichas carreteras suponen más del 90 por ciento del total de kilómetros de la red de carreteras, son las más peligrosas y las que representan una mayor siniestralidad, pese a que la densidad de tráfico que soportan es menor que en vías desdobladas como autopistas y autovías. Cuatro de cada diez accidentes mortales ocurridos en carreteras convencionales son salida de vía y dos de cada diez colisiones frontales.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos