:::: MENU ::::

19 de septiembre de 2017

  • 19.9.17
El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro, ha mostrado su apuesta por prorrogar la Política Agrícola Común (PAC) actual y ampliar el marco hasta el año 2024 ante el período de incertidumbre que ha generado el Brexit, la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE). De esta forma, la nueva política europea comenzaría a aplicarse a partir de 2025.



Sánchez Haro afirmó que la ampliación de la PAC debería conllevar "una aportación adicional de presupuesto", por ejemplo, para compensar el hueco que pueda dejar en la UE este país con 65 millones de habitantes y el 16 por ciento del PIB europeo. Su salida del marco comunitario "genera grandes cambios de equilibrio", ya que no contar con este Estado Miembro implicaría una reducción inicial del presupuesto de la PAC de entre 3.600 y 3.900 millones de euros.

"Es necesario lanzar un mensaje de tranquilidad a los agricultores europeos para que puedan seguir invirtiendo e impulsando negocios con un horizonte temporal de largo plazo, es decir, dar a los agricultores la estabilidad que necesitan ante la incertidumbre del Brexit", recalcó el titular de Agricultura. En este sentido, Sánchez Haro afirmó que "mantener la estabilidad en una política que conlleva cerca del 40 por ciento del presupuesto europeo es mantener el rumbo adecuado en un momento de tempestad".

Retos y potencialidades

Para el consejero andaluz, la futura Política Agrícola Común y la rentabilidad de las explotaciones son los dos retos "claves" del sector agroalimentario europeo, a los que se suman otros desafíos como, por ejemplo, la globalización, el cambio climático o el relevo generacional.

En este sentido, Rodrigo Sánchez Haro aseguró que la mejora de la rentabilidad no sólo se consigue a través de inversiones e innovación que mejoren la eficiencia y la competitividad, sino que también precisa de "una red de seguridad y un marco normativo que reduzca los desequilibrios de la volatilidad".

"Necesitamos contar con una PAC fuerte, con presupuesto adecuado y que siga siendo una de las principales políticas europeas", aseveró el titular de Agricultura, que explicó que esta norma comunitaria debe mantener, por un lado, un primer pilar que apoye a las rentas, y por otro, un segundo pilar que incentive la mejora de la competitividad y la sostenibilidad.

Con respecto a la importancia y las potencialidades del agroalimentario, Rodrigo Sánchez destacó que este sector es "vital para la mayor parte de nuestro territorio" y que esta actividad se ha mostrado como un "elemento vertebrador" y un motor de desarrollo económico y social. Andalucía es precisamente uno de los territorios que "juegan un papel destacado" en el seno de la potencia agroalimentaria que es Europa, ya que esta región cuenta con una producción agraria que supera la de numerosos Estados Miembros de la UE.

En concreto, la Comunidad Autónoma andaluza es líder mundial del sector del aceite de oliva y la aceituna de mesa y es uno de los mayores proveedores de productos hortofrutícolas de los mercados europeos. "Debemos seguir manteniendo las señas de identidad de nuestro sector agroalimentario diverso, social y familiar, que apuesta por la calidad y la sosteniblidad", recalcó el consejero.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos