:::: MENU ::::

27 de enero de 2017

  • 27.1.17
Baena Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una nueva carta abierta de Luis Moreno Castro, alcalde de Baena entre 1995 y 2011 y senador por Córdoba del Grupo Parlamentario Socialista durante la IX Legislatura, acerca de la utilización que Castro del Río podría hacer del yacimiento arqueológico de Torreparedones. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



De la misma manera que la Mezquita es de Córdoba, la Alhambra es de Granada, la Cueva de los Murciélagos es de Zuheros... Torreparedones es de Baena. Ya sé que el patrimonio cultural es universal, pero hablamos de lo que hablamos y, si cabe más aún, en el caso de Baena, por el papel protagonista del Ayuntamiento.

Tal y como están las cosas, hay que decir con claridad que el Ayuntamiento de Castro del Río no tiene competencias para hacer estudios en el Parque Arqueológico ni para organizar visitas o hacer publicidad de Torreparedones.

En 2016 y en lo que llevamos de 2017, el alcalde de Castro del Río, José Luis Caravaca, ha conseguido su propósito –que llevaba persiguiendo desde 2012–: adueñarse de Torreparedones “sin desenvainar la espada, sin una hora de trabajo y sin poner un euro”.

Pero, ciertamente, no podía imaginar cuando el pasado mes de diciembre publiqué en este mismo medio mi escrito titulado El silencio de los corderos –en el que denunciaba una larvada traición a Baena– que ésta se consumaría tan pronto, con la complicidad activa del alcalde de este municipio, Jesús Rojano, habiendo permitido que Castro del Río se haya apropiado de la marca y de los beneficios de Torreparedones de modo presuntamente irregular y humillante para Baena y para los baenenses. Juzgue el lector y, si tiene interés, le invito a leer el artículo que escribí en diciembre, toda vez que recurro a mi experiencia para lo que sigue.

El pasado 18 de enero, en el Diario Córdoba y desde Castro del Río, el corresponsal Francisco Cañasveras y su correspondiente en Baena, Mariluz Ariza, informaron “al alimón” de que “los primeros sondeos señalan la existencia del Anfiteatro de Torreparedones”, con foto del alcalde de Castro, otras personas y el arqueólogo municipal de Baena.

El mismo día, el periódico mensual de Castro del Río llevó a portada, para lanzarlo en la Feria Internacional del Turismo (Fitur), una foto-cartel del Foro de Torreparedones –que es la copia del cartel con el que Baena dio a conocer al mundo Torreparedones– como centro de interés cultural y arqueológico excepcional.

Lo hicimos en marzo de 2011 porque Baena es la dueña de los terrenos del yacimiento, hemos invertido diez millones de euros, redactamos el Plan Director, que una vez aprobado por la Junta de Andalucía nos otorga las competencias para la gestión, hemos trabajado quince años y porque, y esto es definitivo, registramos en 2008 la marca Torreparedones en el Registro Nacional de la Propiedad de Marcas y Patentes, a nombre del Ayuntamiento de Baena.

Como ya expliqué en diciembre, el Ayuntamiento de Castro del Río fue invitado a participar desde el primer momento. Sin respuesta durante nueve años, hasta que el actual alcalde ha comprendido que le interesa políticamente y que ya es una fuente de riqueza y empleo de excepcional importancia. Olvidando que el Ayuntamiento de Castro no tiene ninguna competencia ni para poner un cartel de Torreparedones. Lo hace porque se le permite.

Hablemos claro para que se entienda fácilmente. Castro del Río no puede, con la normativa aplicable, hacer estudios geofísicos, no puede organizar visitas con publicidad sean públicas o privadas y no puede utilizar la marca Torreparedones en cartelería u otros soportes. Y menos aún, excavar o compartir foros, presentaciones o publicaciones del yacimiento.

La prueba evidente es que el mencionado estudio del hipotético anfiteatro solicitado por el Ayuntamiento de Baena le ha sido autorizado a éste y no al de Castro del Río aunque, al parecer, esta autorización, de alguna forma incompresible, se ha cedido al alcalde de Castro del Río. De igual manera, la autorización del propietario del terreno del estudio tuvo que hacerse al Ayuntamiento de Baena, que también lo cedió al de Castro.

Ante este panorama, deberíamos tener un exquisito cuidado porque pudiéramos estar en presencia de un presunto ilícito penal contra la propiedad intelectual y/o industrial, al estar la marca Torreparedones registrada como patente del Ayuntamiento de Baena desde el año 2008.

La Corporación Municipal baenense tiene la grave responsabilidad de hacer respetar los derechos de Baena y la legalidad vigente. En último extremo, cabe formalizar la Asociación en Defensa del Patrimonio para ejercitar las acciones que no ejecutan quienes deben. ¿BADEPA? Baena Defiende su Patrimonio. No teman: yo sería un socio más. Son otros más capacitados y jóvenes los que deben “tirar del carro”.

Con nuestros amigos y vecinos queremos y debemos hablar de forma civilizada cuando dejemos de ser rehenes de intereses políticos espurios y Torreparedones no sea moneda de cambio.

LUIS MORENO CASTRO

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Baena Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.







DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos