:::: MENU ::::

25 de julio de 2016

  • 25.7.16
Tras casi un año de sacerdocio en Baena, el párroco de Santa María la Mayor, Juan Laguna Navarro, repasa en una entrevista para Baena Digital sus primeras vivencias en la ciudad. A sus 37 años compagina su destino en Baena con el cargo de Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia del Tribunal Eclesiástico de Córdoba. Se siente "bien acogido" y muestra su agradecimiento al pueblo por "hacerme vivir momentos tan importantes como la Semana Santa y la religiosidad popular".

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

— ¿Cuál fue su primer destino como sacerdote?

Fue la Parroquia de la Inmaculada Concepción de La Carlota. Ocupaba la población de La Carlota y la de su departamento, las pequeñas 'aldeitas' que hay a su alrededor. Fui nombrado por el señor Obispo don Juan José Asenjo como vicario parroquial, teniendo como párroco a don Domingo Moreno, el actual adjunto al vicario judicial. Allí estuve casi dos años, pero fueron dos años muy intensos. Aprendí mucho y gracias a esos dos años de vicario parroquial podemos decir que aprendí todo lo que sé.

— ¿Dónde tuvo lugar su siguiente misión?

En la Parroquia de Nuestra Señora del Castillo de Fuente Obejuna, que comprendía otras 14 'aldeitas'. Fui destinado párroco con otros dos sacerdotes. Yo era el coordinador de la actividad pastoral y tenía dos sacerdotes que me ayudaban. Después fui nombrado administrador parroquial de La Granjuela, Valsequillo y Los Blázquez; 17 aldeas y un pueblo. Acto seguido me hacen arcipreste y miembro del Consejo Diocesano de Pastoral. Llegó un momento que el señor obispo me quitó estos nombramientos y me mandó a estudiar a Salamanca.

— ¿Qué recuerdos guarda de esa etapa?

Unos recuerdos muy bonitos. Coincidía una coyuntura en la que se estaba fraguando un grupo de jóvenes en La Carlota. Fueron los inicios, las primeras bodas, bautizos, las primeras eucaristías, los primeros contactos con los fieles. Guardo un recuerdo entrañable. Fuente Obejuna ha sido el trampolín, el lugar donde me curtí como sacerdote. No estaba a la sombra de otro párroco, tenía que asumir todas las responsabilidades. Y la pluralidad de pueblos que había alrededor. Durante los siete años que duró el destino de Fuente Obejuna hasta venir aquí a Baena se puede decir que es donde yo aprendí los sinsabores, y las virtudes, los beneficios y satisfacciones que tiene el ser sacerdote.

— ¿Existen diferencias entre los sacerdotes de hoy día y los de antes?

Puedo decir que yo he notado diferencia. En la formación, que aun siendo la misma ahora se hace mucho más hincapié en unos aspectos concretos por necesidades propias de la Iglesia. Pero a la hora de abordar un determinado tema pastoral, como todos somos hijos de nuestra época, los sacerdotes que salen ahora nuevos son hijos de su época, yo soy hijo de la mía. De la última generación de sacerdotes puede hacer casi 10 años. Hace 10 años que me ordené sacerdote. Han cambiado muchas cosas en la iglesia. Sí hay un cambio a mejor lógicamente.

 — ¿Qué opinión le merecen los últimos papas?

El testimonio de vida que nos deja San Juan Pablo II es un testimonio que marca un determinado momento en la Iglesia. Benedicto XVI nos ayudó a refrescar las raíces de nuestra fe. Con esa capacidad de síntesis, al ser maestro y profesor en las grandes universidades de Alemania nos hace profundizar en la fe. El Papa Francisco es el que nos da el impulso a salir a la misión. No es lo mismo la Iglesia católica del pontificado de Juan Pablo II a una Iglesia del Papa Francisco, que necesita salir a misionar. Hay un cambio que ha venido dado por estos tres pontífices.

En las jornadas mundiales de la juventud San Juan Pablo II era capaz de levantarte del sitio y hacer que te comieras el mundo. Era el Papa de la esperanza, te llenaba el corazón. Benedicto XVI no te levantaba del sitio pero te hacía pensar. Muchas veces nos dejamos llevar por el sentimiento pero nos falta la raíz, el por qué se hacen las cosas. El Papa Francisco nos está diciendo que si el cristiano tiene que identificarse por algo es porque tiene que ser la manifestación de la ternura de Dios. es un Papa cercano, asequible. Muestra a la Iglesia la ternura y la cercanía de Dios.

— Hace un año que lo destinaron aquí. ¿Qué siente por sus ovejas en Baena?

Que no me las toquen. Mis ovejas de Baena ya no se tocan, son sagradas. Mi Parroquia de Santa María la Mayor de Baena, lo mismo que toda Baena en general, es sagrada para mí. Es sentirme parte de un pueblo con una riqueza tan grande que está por descubrir. Por desgracia nos dejamos poco caer hacia fuera. Baena necesita gritarle al mundo la riqueza que tiene. No solo en cuanto a su paisaje privilegiado. No solo en cuanto a sus monumentos, sino sobre todo en cuanto a su calidad personal. La nobleza y fidelidad de los baenenses a sus costumbres, el cariño con el que te cuentan su Semana Santa y sus tradiciones es ciertamente contagioso. La primera Semana Santa la he vivido muy intensamente. Estaba viendo en una representación física aquello que me llevaban contando desde que llegué al pueblo en agosto.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

— ¿Qué se encontró don Juan cuando llegó a Baena?

Me encontré una parroquia 'rebosá'. Me encontré una joya entallada como es nuestro Centro Interparroquial. Una pluralidad de zonas dentro de Baena: la feligresía de Nuestra Señora de Guadalupe; la feligresía de San Bartolomé; una visita obligada para los baenenses en San Francisco, donde está Nuestro Padre Jesús Nazareno. Un abanico de paisajes que ciertamente llena el corazón de ilusión. También me encuentro dificultades. Pero yo me las tomé como retos que uno tiene que ir solucionando.

— ¿Qué es lo más gratificante y lo más duro de su misión como pastor?

En este primer año lo más gratificante es los últimos campamentos con los jóvenes de Baena en la aldea del Rocío desde el 10 al 15 de julio. El señor me ha demostrado ciertamente cuales tienen que ser las pautas de mi ministerio. Se tiene que manifestar esa misericordia de la que nos habla el Papa Francisco, esa ternura de Dios. El cristiano si tiene que identificarse por algo es por la caridad manifestada en la ternura. Lo más difícil podemos decir que son algunas expectativas que a lo mejor no se han visto completadas como puede ser algunas cosas en la comunidad parroquial. Hacía falta una mayor unidad en sus cofradías. Muchas veces somos unos desconocidos los unos con los otros.

— Don Juan es un sacerdote muy mariano. ¿Qué supone para usted la Virgen María?

Lo supone todo porque gracias a ella soy lo que soy. El milagro más grande que ha hecho la Virgen conmigo ha sido ordenarme sacerdote. No soy merecedor de semejante don del sacerdocio. María es lo que todo el mundo necesita. Es sentir cerca el brazo y el abrazo de una madre. Se entregó en cuerpo y alma a la misión evangelizadora de su hijo y nos ayuda a seguir adelante. Sin María la Iglesia no se puede entender.

— ¿Cómo transcurre un día normal en su vida?

Me suelo levantar sobre las 7.00. Ahora duermo un poquito más porque las noches son más largas. Dedico un rato a la oración, sobre una hora. Después me pongo a trabajar: acudir al Tribunal Eclesiástico, solucionar cosas en la parroquia. Suelo comer a las 14.00 ó 14.30. Después empezamos con la vida pastoral, con la vida de despacho, con la vida de catequesis. Se celebra la eucaristía diaria en la Iglesia Auxiliar. Se termina con las últimas reuniones y vuelvo a casa.

— ¿En qué consiste su tarea como Defensor del Vínculo de la Diócesis de Córdoba?

Cuando termino mis estudios en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad de Salamanca, nuestro Obispo me nombra adjunto al Defensor del Vínculo. Más recientemente, cuando el Papa plantea la reforma de algunos aspectos del proceso para la nulidad matrimonial, el Obispo constituye un nuevo tribunal autónomo del Tribunal Eclesiástico de Sevilla y me nombra Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia.

El Defensor del Vínculo es el que forma parte del proceso de certificación de nulidad matrimonial por el que la Iglesia, por medio de una sentencia, afirma o no afirma el hecho de que en el momento en el que se constituyó el matrimonio por medio del consentimiento existían una serie de circunstancias que hacían nulo el matrimonio, por ejemplo una falta de madurez a la hora de tomar esa decisión o que la persona esté aquejada por una causa de naturaleza psíquica diagnosticada. El papel del Defensor del Vínculo propone las dudas razonables que pueden existir en la pretensión de una nulidad matrimonial. Soy el malo de la película, el que pone siempre el pero a todo lo que se dice. Esta figura se encarga de buscar la verdad de los hechos. Poner la realidad de las cosas para que el juez dicte sentencia.

— ¿Qué diferencia a Baena de sus otros destinos?

Es un pueblo grande. La Carlota también era un pueblo grande pero la responsabilidad también era distinta. Fuente Obejuna tenía 5.000 habitantes. Hemos casi cuadriplicado el número anterior. Es un pueblo rico, en el que uno asume unas responsabilidades concretas y específicas. Baena ha tenido la capacidad en mi persona de picarme en el gusanillo de su historia. Me gusta saber, conocer quienes fuisteis para saber quiénes sois. El baenense es un apasionado en todo lo que hace. Lo hace todo con muchísima ilusión y con muchísima pasión. Ahora hemos celebrado la festividad de la Virgen del Carmen y el barrio de la Almedina. Es un pueblo dinámico, que intenta salir adelante a pesar de las dificultades. Es un pueblo hecho a sí mismo.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

— ¿Qué le ha parecido nuestra Semana Santa?

Es la expresión material de cómo vive la fe un baenense. La Semana Santa de Baena es no solamente particular, es indescriptible, no se puede describir. Yo puedo describir cómo es una turba de judíos y qué hacen. Pero no es eso. Hay que verlo, hay que vivirlo. Muchas veces tiene uno que veros en vuestra salsa. La Semana Santa tiene que ser vista y vivida. Se tiene que ver en carne y hueso.

— ¿La Agrupación de Cofradías juega un papel importante en la Semana Santa?

Pienso que la Agrupación de Cofradías será lo que quieran las cofradías. Si queremos que la Agrupación de Cofradías tenga el papel que tiene que tener es de ser un foro donde las cofradías puedan exponer sus proyectos, recibir el apoyo de unos con otros y de ser un canal mediante el cual ellas puedan avanzar y progresar. Si se entiende como un órgano 'supracofrade' y que tenga un poder ejecutivo sobre las cofradías nos estamos alejando años luz de lo que realmente significa tener una Agrupación de Cofradías. Tenemos que trabajar porque cada día avance, progrese y tenga su peso en la sociedad de Baena y fuera de ella.

— ¿Ve necesaria la integración de las cofradías de gloria dentro de la Agrupación de Cofradías?

Creo que la Agrupación debería englobar también esas pequeñas cofradías de gloria, diferenciando bien los ámbitos. Las cofradías de pasión también pueden ayudar a las cofradías de gloria aportando su experiencia, medios y apoyo moral. La Agrupación de Cofradías, si se sabe diferenciar bien los ámbitos sin que haya un intrusismo, podría ser un foro en el que se puede incorporar las cofradías de gloria.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

— ¿Que tarea traía encomendada desde el Obispado con respecto a la Real y Muy Antigua Hermandad del Santísimo Corpus Christi?

La tarea que a mí me encomienda don Demetrio Fernández Gonzáles es ver, conocer su problemática y en la medida de lo posible proponer caminos en los cuales se pueda llegar a una solución de un conflicto real que existía. Esto no surge de la noche a la mañana. Podemos decir que de aquellos polvos vienen estos lodos. La principal encomienda que a mí me propone el Obispo es ver, conocer y proponer caminos de solución.

Nos encontramos en un momento en el que hay un espíritu muy positivo por parte de todos los hermanos. Hay un espíritu en el que se están dando pasos para esa solución del problema y ahora mismo estamos esperando que el señor Obispo, a través de su delegado de Hermandades y Cofradías, nos dé permiso para que se propongan unas elecciones y surja de entre sus hermanos un posible candidato para componer una junta de gobierno y dejar como algo transitorio a la junta gestora que de una manera tan valiente ha estado llevando las riendas de esta cofradía.

— Se escucha que su paso por Baena es transitorio. ¿Qué tiene de cierto ese comentario?

Yo no lo sé. Todavía no tengo una bola de cristal para saber qué será de mí mañana. No tengo ni idea. Yo estoy aquí hasta que el señor Obispo me diga que me tengo que ir. Mientras tanto a darlo todo por Baena. Eso lo sabe todo el mundo.

— ¿Cómo ve la evangelización y la formación a los feligreses de su parroquia?

Después del pontificado de don Miguel David Pozo León se han dado pasos de una evangelización seria y con fundamento, de ahí que surgieran grupos multiformes como tenemos. Tenemos un grupo de mujeres que se reúnen con sus catequesis de formación. A veces hablamos de la vida y aprendo de su experiencia. Tenemos nuestro grupo de confirmación de adultos. Tenemos ese gran grupo de matrimonios que está trabajando en este ámbito. Y la catequesis de niños y jóvenes, que hacen que la parroquia pivote en torno a ellos.

— ¿Con qué se queda de su predecesor?

Del pontificado de don Miguel David me quedo con su capacidad de organización y sobre todo de esa capacidad que tenía de ilusionar a los corazones jóvenes y a todos los que hablaban con él. Me quedo con su capacidad organizativa, de implicar a la gente que tenía a su alrededor. Son cosas que yo echo de menos de mi propia personalidad. Tengo otras virtudes que son las que ahora pide el Señor en este momento concreto para Baena.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos