:::: MENU ::::

3 de julio de 2016

  • 3.7.16
La Consejería de Salud, a través de la Dirección General de Consumo, recomienda a las personas consumidoras con motivo del inicio de la temporada de rebajas estivales tener en cuenta una serie de consideraciones antes de hacer una compra, como que los productos ofertados deben haber estado en el establecimiento al menos durante un mes antes del inicio de la venta en rebajas, sin que ello suponga una disminución de la calidad pero sí del precio.



También debe tenerse en cuenta que el establecimiento, al anunciar la venta en rebajas, está obligado a tener rebajados al menos la mitad de los artículos dispuestos para su venta y disponer de existencias durante el periodo anunciado. Además, en su caso, en el interior de la tienda deben diferenciarse claramente los artículos en rebajas de los que no lo están.

Los comercios que anuncian rebajas están obligados a aceptar los mismos medios de pago que admitan habitualmente y a facilitar la devolución del producto si así lo vienen haciendo el resto del año.

Por último, se recomienda a las personas consumidoras y usuarias que pidan siempre factura de las compras que realicen y que denuncien las prácticas o infracciones que les afecten. En este sentido, se recuerda que todos los establecimientos están obligados a disponer de hojas de reclamaciones, y de su cartel anunciador, ya que su inexistencia es motivo de sanción.

La Consejería de Salud pone a disposición de la ciudadanía el teléfono gratuito de información 900 21 50 80 para realizar cualquier consulta. Asimismo, en la página web www.consumoresponde.es, se pueden encontrar contenidos informativos sobre la venta en rebajas y los derechos de las personas consumidoras.

Inspecciones

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud, a través de sus servicios provinciales y en colaboración con los Inspectores de Comercio de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, realizan, como cada año, una nueva campaña para comprobar si los establecimientos que anuncian ventas de productos rebajados cumplen los requisitos establecidos por la normativa vigente.

Las actuaciones se van a desarrollar hasta fin de año, intensificándose hasta finales del próximo mes de agosto, coincidiendo con la tradicional temporada de rebajas de verano, aunque la duración y fecha de estas ventas es libre desde julio de 2012. No obstante, Consumo refuerza los controles en estos meses porque la mayor parte de los comercios siguen realizando este tipo de ventas al final de la temporada de verano e invierno.

En este marco, los inspectores de Consumo prevén realizar 554 actuaciones (más de 1.100 durante todo el año) para verificar, entre otros aspectos, si realmente ha habido una disminución en el precio de venta al público y que se trata de los mismos productos que estaban a la venta un mes antes del inicio de las rebajas, así como que se admiten los mismos medios de pagos que cuando no hay rebajas.

Del total de los controles, el 20 por ciento se va a realizar en el mes de agosto, para comprobar que los comercios que anuncian estas ventas tienen la mitad o más de los productos rebajados de precio, como exige la normativa.

Estas actuaciones se suman a las 734 inspecciones realizadas por Consumo en lo que va de año en 564 comercios, en los que ha detectado un 1,63 por ciento de irregularidades. Los principales incumplimientos están motivados por no indicar la fecha de inicio y fin del periodo de rebajas (8,09%) y no diferenciar adecuadamente los artículos rebajados de los que no lo están (4,5%), así como no disponer de hojas de quejas y reclamaciones y no exhibir en lugar visible el cartel anunciador de las mismas.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - BAENA DIGITAL

FIRMAS
Baena Digital te escucha Escríbenos